¿Qué estás haciendo por tus hijos este verano?

 ¿Qué estás haciendo por tus hijos este verano?

Arnaldo Canales Benítez

Experto en Educación Emocional

Director Ejecutivo de la Fundación Liderazgo Chile.

 

Tiempo libre dedicado al sedentarismo y un descontrol del horario de comida parecen ser las principales causas de este asunto.

Chile ocupa el primer lugar en América Latina en prevalencia de obesidad infantil y el sexto lugar a nivel mundial.

La dieta alta en grasa saturada y azúcares y el sedentarismo son fuertes determinantes de esta tendencia en la población infanto-juvenil.

Hoy, las niñas, niños y adolescentes terminaron su año escolar 2022 y salieron de vacaciones, por ende, duermen menos, comen mal, sin horarios, realizan menos actividad física y pasan más tiempo frente a las pantallas. ¿Qué hacer?’ ¿cómo alimentarlos saludablemente en casa? Pero es importante por sobre todo saber que hay detrás de este gran problema.

Para muchos niños y adolescentes las horas de Educación Física son el único tiempo de ejercicio que practican a la semana, pero cuando se acaba el colegio, se detiene la actividad física para una buena parte de la población infantil. Podemos estar hablando de ¿efecto verano en la obesidad infantil?

Consejos para las mamás, papas y tutores para combatir la obesidad infantil:

  • Es importante que las mamás, papas o tutores legales, sean ejemplo de alimentación saludable.
  • Realizar actividad física en familia. Incorporar más actividades deportivas, por ejemplo, subir al cerro, andar en bicicleta o caminar, son fundamentales. Muchos doctores señalan que la alimentación saludable y la actividad física previenen la obesidad.
  • Aumentar las colaciones saludables.
  • Si le enseñas buenos hábitos alimenticios y de ejercicio desde pequeño, cuando crezca continuará beneficiándolo.
  • Limite el tiempo que su hija o hijo pasa frente a la pantalla a no más de una o dos horas al día. Dé un buen ejemplo limitando su propio tiempo frente a la pantalla, también.
  • Si tu hijo observa que estás físicamente activo de manera regular, él o ella tienen más probabilidades de estar activos también. Haga de la actividad física parte de la rutina normal de su familia. Por ejemplo, puede sacar al perro a pasear cada mañana o hacer algún tipo de actividad física antes de cenar todas las noches. ¡Busque actividades que disfrute hacer junto con su familia!

¡Ten presente! Tristeza o ansiedad suelen ser las emociones más frecuentes que se esconden detrás de comer de forma compulsiva alimentos insanos ricos en grasas o azúcares. Es el hambre emocional. Mientras comen tapan las emociones, sienten placer, pero cuando terminan, las emociones vuelven a surgir. Y así los niños se meten en un círculo toxico infinito del que no saben salir.

Esa es la razón por la que se debe trabajar la autorregulación emocional en el niño, poner el foco en los motivos de tristeza y ansiedad, pero también en los posibles problemas de conducta.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) afirma que un menor obeso suele seguir siéndolo en la vida adulta, lo que aumenta su probabilidad de padecer, a temprana edad, enfermedades cardiovasculares o diabetes. Más de la mitad de los niños obesos presenta uno o más de los factores de riesgo, como: presión arterial elevada, intolerancia a la glucosa, hígado graso no alcohólico e inflamación crónica, entre otros.

¿Cómo calmar la ansiedad en un niño?

  • Lo primero es localizar cuál es el foco de la ansiedad y trabajar sobre el problema en el entorno familiar, presión escolar, exceso de deberes, etc.
  • Enseñarle otras válvulas de escape a esa ansiedad, como practicar un deporte.
  • Emplear técnicas de relajación adecuadas a su edad.
  • Establecer rutinas que favorezcan hábitos saludables tanto de comidas como de sueño, de ejercicio físico, etc.
  • Trabajar su autoestima y aportarle seguridad y confianza.

Notero del Diario de la Costa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.