Nuevo montaje de Teatro La Obra aborda las experiencias de exilio y migración desde la mirada de la infancia

 Nuevo montaje de Teatro La Obra aborda las experiencias de exilio y migración desde la mirada de la infancia

Teatro La Obra estrena su nuevo montaje, “Estuario al fin del Mundo”, en su versión digital, este 15 de noviembre, como parte de la programación de Sala 100 de La Corporación Cultural Artistas del Acero. Es el inicio de una circulación que llevará esta obra familiar por distintos espacios culturales de la región del Biobío durante la segunda quincena de noviembre.

 

Activando un giro en su trayectoria escénica, Teatro La Obra estrena, en su versión digital, la pieza teatral y musical “Estuario al fin del Mundo”.

El montaje, que pone en escena las experiencias de tres niños/as en condición de exilio, sus universos afectivos y miradas particulares en torno a su identidad, iniciará una circulación digital, este 15 de noviembre, a mediodía, como parte de la programación Sala 100, de la Corporación Cultural Artistas del Acero.

La gira continuará, el día 16 de noviembre, a las 11:00 horas, desde la fanpage de la Escuela Centenario, de la comuna de Lota y, luego, el día 20 de noviembre, a partir de las 16:00, a través de las plataformas digitales de la Casa de la Cultura de Chiguayante.

La circulación finalizará el 30 de noviembre, por las redes del Museo de Historia Natural de Concepción, quienes, también, serán parte de este estreno y compartirán la obra a partir del mediodía. Todas las exhibiciones serán en modalidad on-demand, por 24 horas, esperando acercar a la comunidad a este proceso creativo, como antesala a la mini temporada presencial programada para el 10 y 11 de diciembre, en el Teatro Biobío. 

“Estuario al fin del Mundo”, fue escrita y dirigida por la dramaturga Gisselle Sparza y es el primer montaje para un público familiar (+7 años) de Teatro La Obra.

El proceso creativo se gestó en residencia, en la región de Bretaña, Francia (2019); lugar donde Gisselle y la directora musical de la compañía, Javiera Hinrichs, iniciaron una investigación basada en la recopilación de testimonios de hijos/as de exiliados/as que crecieron fuera de Chile.

El gesto de archivo, memoria y los derechos humanos han sido claves dentro de la trayectoria de esta compañía, cuya producción tiene hitos relevantes a nivel regional y nacional por obras como “Prometeo Nacional” y “Con-cierto deseo. Concierto teatral para voces femeninas”.

En este quinto montaje, la dramaturgia se abre a un público más amplio, en un proceso que ha integrado a todo el equipo artístico y técnico de la compañía y que ha planteado nuevos paradigmas de creación escénica. 

“Estuario al fin del Mundo”, explora en las subjetividades de la infancia para acercar, a través del teatro, a niños/as y adultos/as a los universos sensibles de las experiencias del exilio y migración, con el deseo de promover instancias de reflexión en torno a esta temática contingente.

Para ello, contó con la asistencia en dirección de Teatro De Ocasión, compañía nacional reconocida por su trabajo escénico para comunidades jóvenes. En relación a esta nueva creación, Giselle Sparza, rescata el montaje como una “invitación a viajar por la experiencia vivida por niños y niñas en condición de exilio, obligados/as a seguir la ruta trazada por sus padres hacia lejanas tierras, para allí configurarse una identidad, encontrando su espacio en un país que llegan a hacer propio».

«Los estuarios son ellos/ellas, poblados/as por multiplicidad de idiomas, colores, costumbres y paisajes. Son estuarios humanos surgidos de la confluencia de dos vertientes culturales: la de sus padres y la propia adoptada en la tierra que les vio crecer”, comenta a modo de invitación a sumarse, en familia, a estas funciones de estreno digital, cuya producción audiovisual estuvo a cargo de Ángela Jarpa. 

La obra cuenta con la dirección musical de Javiera Hinrichs, quien, también es intérprete junto a Alfonso Lara y Francisca Díaz. El diseño escenográfico es de Jordi Regot, el diseño lumínico de Mauricio Campos y el vestuario de La Suerte Diseño.

En relación a la composición musical, Javiera Hinrichs comenta que “el mundo sonoro se construyó en base a la recolección de paisajes sonoros del estuario situado en Dourduff en Mer, en Bretaña, donde realizamos la residencia artística».

«Lo sonoro – musical es un lenguaje importante dentro de la obra, no es solo un acompañamiento o ambientación, sino que como elemento transversal en el relato que tiene como personajes a artistas viajeros/as del tipo juglar y donde la música es interpretada en vivo” explica quien recupera el alto potencial mediador de la obra, que tiene un correlato visual desplegado en una serie de gráficas que dan cuenta del proceso investigativo, a cargo de Leticia Zapata; y una obra visual análoga, en modalidad de postal – carta infinita, de la ilustradora Andrea Mahnke.

Si deseas conocer algo más de esta circulación digital gratuita, así como detalles de este proceso de creación escénica, puedes ingresar a las plataformas digitales de Teatro La Obra y seguir la programación.

Periodista

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.