Danza-Teatro conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

 Danza-Teatro conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Cultura. Es una reestructuración de la obra basada en el caso de Mirta Carrasco y se presentará los días viernes 5 y 12 de noviembre en el Centro Cultural Siglo XXI de Pudahuel.

 

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres conmemora la historia de las hermanas Mirabal; Patria, Minerva y María Teresa. Las tres lucharon contra la dictadura en República Dominicana de Rafael Leónidas Trujillo, considerada una de las tiranías más sangrientas de América Latina. 

Fueron asesinadas por el régimen el 25 de noviembre de 1960, día escogido para homenajearlas en el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, sucedido en Colombia el año 1981. Con este hecho presente en la memoria, los Programas Municipales de Violencia Intrafamiliar y de Género, Cultura y Pudahuel Joven, realizan actividades durante el mes para la sensibilización y denuncia sobre la violencia hacia las mujeres en el territorio.

La obra “Cuando las mujeres alzan el vuelo”, de la Compañía Teatro del Cuerpo, es una creación itinerante dirigida por Vicky Larraín. Se basa en la historia de Mirta Carrasco, denominada por los medios “la mujer gallina”, a quien encerraron durante 20 años en un gallinero en condiciones inhumanas. Se presentará de manera gratuita los días 5 y 12 de noviembre a las 18:30 en el Centro Cultural Siglo XXI, ubicado en Teniente Cruz #750, Pudahuel. 

Daniel Kohen, Coordinador del Centro Cultural Siglo XXI, comenta: “Esta obra tiene historia, se ha ido transformando y Vicky Larraín como autora es muy importante para nosotros. Reconocemos la calidad de su obra como la fuerza y potencia de su contenido. En contexto de pandemia la violencia intrafamiliar y de género ha crecido, por eso nos parece importante conectarnos con la comunidad en lo presencial y facilitar espacios de reflexión sobre estos temas que nos competen a todos”.

Thamara Uribe, Coordinadora del Programa de Violencia Intrafamiliar y de Género de la Municipalidad de Pudahuel, comparte: “El trabajo con mujeres es de suma importancia, poder acompañarlas en procesos de sanación y empoderamiento para romper círculos de violencia. Hacemos terapia psicológica para la reparación, charlas, talleres de autoestima y amor propio, a mujeres desde los 14 años en adelante, a diversidades sexuales y personas mayores, con el fin de disminuir los niveles de violencia a nivel comunal.

Parte de nuestra actividad anual, dentro del plano operativo, es conmemorar el Día de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres. Generalmente el Programa lleva obras de teatro. Nos parece relevante revisar nuestras propias realidades desde la cultura, una forma familiar y accesible de fortalecer el valor de la historia personal y la memoria, sin tener que pagar necesariamente una entrada o ir al centro. El teatro crea consciencia trabajando temas que nos remueven desde el cuerpo y el archivo”.

Vicky Larraín, directora de la obra, detalla sobre el proceso creativo: “Esta es una reestructuración de la obra Jaula Uno, Ave Dos. Está plagada de metáforas y símbolos en el trabajo corporal, sonoro y escenográfico. La obra se relaciona con la dictadura; aparecen las animitas, los plásticos que denuncian el encierro, las telas de arpillera, la cueca sola, el tango, todo muy nuestro, latinoamericano, reconstruyendo memoria e identidad chilena. Están presentes los cuatro elementos por los cuales transita la mujer gallina: agua, fuego, tierra y aire.

El trabajo sonoro fue realizado junto al ingeniero acústico Luis Barrie. Se pueden escuchar noticias sobre el Caso Degollados en 1985, la voz de Estela Ortiz, madre de José Manuel Parada, y la de Carmen Castillo, documentalista chilena de gran compromiso político. Está presente la voz de Mirta Carrasco, sus aullidos, y rezos del fanatismo religioso tan instalado en este país”. 

Pelusa Trincados, intérprete de la obra, analiza: “El caso de Mirta Carrasco es reflejo de la herida que todas las mujeres llevamos dentro. Estamos tullidas, pese a que nos mantenemos en pie y peleando.  Hay un movimiento mundial de las mujeres alzando la voz, alzando el vuelo, para poder cambiar nuestras relaciones sociales y con el entorno. Eso nos da la esperanza de que esa herida infectada pueda cicatrizar y sanar”.

Romina Paz Rojas, intérprete, añade: “La invitación es a que ojalá se acerquen a alimentar el alma yendo al teatro, que se active la participación social. Es importante vernos, pensarnos y compartir. La danza-teatro es un lenguaje muy lindo que plantea relatos desde la abstracción, con escenas que emocionan. Las personas que vayan disfrutarán de una experiencia sensible y sumarán perspectiva a sus filosofías personales”.

Periodista

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.